El observador y lo observado intercambiando información en esta danza universal, creando la realidad; en el proceso de observación la consciencia infinita definiendo la experiencia en el mundo de la forma, en relación y movimientos mucho más allá del pensamiento; esta interacción es sagrada, “digo sagrada porque cuerpo-mente no la toca”. En este reconocimiento la verdad se manifiesta, aquí VEMOS, y las verdades transitorias nos dejan libres.

Saber quién eres es tu única verdad y para vivir es tu única opción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *