Las limitaciones desaparecen cuando vemos la verdad, no la verdad que se defiende como un punto de vista, no la verdad de los conceptos e interpretaciones, no la verdad que excluye y divide, no la verdad que ata, no la verdad del pensamiento.
Es la verdad que sale de la interrelación con el campo infinito. La verdad es la gracia que se recibe en esta sincronía universal, hablo de la verdad que me indica quien soy, hablo de la verdad que me hace libre.

Saber quién eres es tu única verdad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *