Aprendiendo a ver con Erika y Ananda

Soy Erika Leguizamón periodista que necesita poner a funcionar la comunicación consciente y a través de este talento prestarle un
servicio a la humanidad. Somos muchos los que en este momento
estamos saturados de talleres, terapias, conferencias, bombardeos
de información que algunas no hacen sino confundir el verdadero
propósito del momento presente. Yo necesito VER, necesito
experimentar, necesito en forma sostenible estar conectada a mi
SER y mi alma reclama conectarme con un maestro que vea y por
supuesto solamente puede ver quien ha hecho un recorrido
consciente, es por esto que en tantos años de búsqueda me hice
correspondiente a encontrar al maestro que vio; quien me recalca
constantemente en que VEA quien verdaderamente SOY. Ahora sé
lo que le está sucediendo a Ananda, de un ser humano que conocí
hace muchos años, hoy veo su transfiguración que no pudo darse
más que en un recorrido que nos muestra la evidencia de cómo
salir de una naturaleza inferior a la naturaleza de seres conscientes.
Estoy comprometida con mi proceso y esto me ha permitido abrir
espacios donde todos los que estemos en la necesidad de saber
quiénes somos y de tener la experiencia de SER podamos
encontrarnos con nosotros mismos al lado de Ananda. Este es
nuestro nuevo espacio para los encuentros de almas que nos
hemos comprometido con nuestra propia evolución.

Gracias Ananda por VER y por guiarme a VER

Erika Leguizamón
Periodismo Consciente

De Humanos Mentales, a Humanos Conscientes

De Humanos Mentales, a Humanos Conscientes
Proceso
Biológico, Químico, Fisiológico

No es Ascender es Descender

Lo que nosotros como seres humanos ansiamos y necesitamos en este momento presente, con estos movimientos tan profundos que están sucediendo a nivel personal y planetario, aunque para muchos esto ni siquiera lo perciben, es salir conscientemente del miedo y dolor en el que se está atrapado, y que increíblemente nos ha llevado incluso a un estado zombi, en donde se prefiere estar así antes que ocuparse por unos momentos de lo que significa la vida que nos vive; comprobando con los hechos que los adelantos tecnológicos no marcan a un ser humano evolucionado, sino que más bien está mostrando un estancamiento en su desarrollo interior. Hay una búsqueda de algunos que continuamente hacen aquí y allá queriendo encontrar a quien tenga la respuesta ante tanta miseria interior; la new age no ha hecho más que contribuir al enceguecimiento de un proyecto humano de crecimiento que se realiza a partir de saber verdaderamente quienes somos, se ha vuelto a resbalar sobre lo mismo, es decir a penas se ha dispuesto el ser humano al cambio de era para este salto maravilloso, el sistema se ha encargado de crear miedo, pánico dolor con sus paradigmas decadentes avisando a que quien no se ajuste a sus programas a sus exigencias tendrán que padecer guerras, hambrunas, fumigaciones pobreza, violencia económica y miles de etcéteras como evidentemente está sucediendo. Ante semejante panorama el miedo se ha apoderado de las mentes hasta enfermarlas, curiosamente nadie lo nota porque todos están enfermos. La new age ha vendido la idea de la iluminación a través de una vida espiritual y claro esto suena bonito para quien no se conoce a si mismo, pero para quien sabe de Si, esto no tiene ningún significado, porque se sabe que se és espiritual e iluminado perce, por siempre y que ese no es el motivo por el que se está aquí; en ese caso sería para el propio reconocimiento no para alcanzarlo. Pero el gran propósito es claro; vivir, conocer, experimentar y luego trascender la dualidad, ¿y qué es esto? un programa humano que al vivirlo y al salir de él podemos gozar de la dicha de ser UNO, en unificación con el TODO y no el dos, fragmentado del SER.

La herramienta que se tiene para vivir este programa la conocemos como mente y ella crea su propio hijo llamado personalidad o ego, esta mente está encargada de dividir, de fraccionar y de producir las emociones que ocurren de esta fragmentación, como son: el dolor, el miedo o la alegría y el placer, que para la dualidad es lo mismo, pues son estados momentáneos, fluctuantes que se mueven en continuo, es decir cuando uno está actuando el otro se está moviendo para actuar en el siguiente escenario; como lo hemos podido experimentar a diario, a veces hay mucha risa, luego mucho llanto, abundancia y luego necesidades, a veces perdemos y después ganamos; un lado crea su propio opuesto, se quiere placer y ese mismo después trae frustración y todo esto se traduce a miedo a vivir, la vida es una batalla en la dualidad, hasta cuando se empiece a necesitar salir de ello, observando lo que sucede y viendo que el eje que lo produce, es la mente, solo así se empieza a salir de este juego. En muchas culturas esto es llamado el juego de maya y este tiene su fin solo para quien se sale del juego; grandes seres humanos lo han hecho, sin embargo, ahora con el cambio de era, de paradigmas de energías planetarias que entran a la tierra y que están cambiando el clima y la misma naturaleza, procesos astrofísicos y geológicos, todo esto que se vive, está ayudando a toda la humanidad para que podamos salir del juego. Pero es tanto el miedo que se tiene que se prefiere estar en estado inconsciente o zombi a perder la miseria conocida como dualidad.
Este momento no es para implantar nuevas ideas, filosofías o religiones, aún más ni siquiera nuevas alternativas sociales para conseguir el gran bienestar, es el momento de salir del juego para que como raza podamos dar el paso a la dimensión del no miedo y no dolor

¿Estamos listos para vivir así? Hoy se demuestra que no, muchos discursos dicen que si pero a la hora de actuar no hay coherencia.

Yo he estado preparándome durante toda esta encarnación para este momento, he vivido la completa ignorancia con todos sus juguetes y resultados de profundas noches oscuras y también momentos de placer seguidos por sus opuestos, mi recorrido, una gran parte de él, ya consciente, me indica que lo vivido en los últimos años es el mismo planteamiento que muchos maestros dejaron como huella y prototipo a seguir para mostrar a la humanidad que este es el momento de la transformación radical de salir de humanos mentales a humanos conscientes; esto es lo que se plantea para salir de este juego y esta es mi única propuesta porque solo en esto tengo puesta mi vida, no tengo otra opción no puedo dar más conceptos, esta propuesta va más allá de ellos. Sin embargo, con tanta distracción que plantea la dualidad no hay atención para este gran evento universal. En este salto ya no caben más ideas ni creencias, tampoco la debilidad y el miedo como lo afirme anteriormente, solo la fuerza interna que se produce en esa necesidad imperiosa de salir de estos límites, es la que nos acompaña en el proceso.

La mente gira en un círculo dentro de lo que el sistema, la cultura y el entorno le brindan, allí es donde se fabrican la personalidad y el ego, cuando somos capaces de ir más allá de estas propuestas montadas por los paradigmas culturales, el ego deja de seguir fabricándose, va perdiendo fuerza, la reacción ante lo que ocurre se va diluyendo para empezar a entrar en la simplicidad del momento presente “si la oruga no muere no hay mariposa”.

El caos es el principio de ciclos desestabilizadores que siempre se manifiestan hasta tanto la dualidad se siga imponiendo, hay que aprender a vivir sin estos límites de la dualidad. Se trata de experimentar otra forma de ser no con base en creencias; si hoy me preguntasen que sí creo en Jesús, Buda o maestros ascendidos diría que me cuesta mucho creer, yo no soy muy crédula, sin embargo, amo la humanidad que ellos representan, amo el contenido de sus mensajes pero al personaje, me cuesta creer en ellos, como no lo vendieron, yo no creo en Jesús yo vivo a Jesús en mí, yo no creo en buda, yo vivo a buda en mí y esta ha sido una necesidad imperiosa y constante que no me ha permitido detenerme en el personaje que los representa, estoy siempre dando pasos en lo desconocido, moviéndome hacia ESO. ¿Cómo se llama ESO?, digo consciencia, es lo que siento y sin ESO mi vida no tendría sentido alguno, ESO llega, me embriaga y me sostiene en este gran movimiento. ESO me invita a trascender el personaje que he representado y aquí sí, aseguro, hace falta mucho valor.
“Me estoy dando el permiso de experimentarme en el SER, más allá del personaje que he representado a nivel personal.
Si ya hemos comprendido lo que significa el paso a dar para el crecimiento propio y del planeta, si estamos decididos a darlo, tendremos que utilizar una de las herramientas más antiguas dadas por los maestros, “la alquimia”, como proceso interior para reinventarnos; no estamos solos en este proceso; si estamos decididos a ir mas allá de lo que nos rodea y necesitamos convertirnos en alguien diferente, esto es desde luego empezar a vivir nuevas realidades desprendiéndonos de los viejos patrones de sentimientos que provienen de la mente, estos nuevos movimientos tendrán que volverse un patrón de comportamiento y al demostrarnos y demostrar lo que hemos aprendido el universo jamás nos abandonara….. Si dejo de desear lo viejo, lo nuevo tiene que llegar. Sin embargo, entre más nos apeguemos al personaje que hemos estado representando más doloroso es el parto hacia el ser consciente; el proceso de alquimia comienza cuando nuestros nuevos sentires nos hacen producir nuevas sustancias químicas que permiten nuevas conexiones cerebrales, implicando esto que nuestro cerebro comienza a pensar como sentimos, así ya no quedamos atrapados en el pensamiento adictivo. “Cuando mi nuevo sentir se convierte en mi nuevo pensar quedo libre del condicionamiento, con el sentir empieza mi metamorfosis”.

Sí, a esto es a lo que yo llamo metamorfosis o alquimia para instalar al ser consciente, solo desde la experiencia en el recorrido consciente, es que somos capaces de ir saliendo del entorno dominante. Cuando emprendemos esta dinámica podemos modificar nuestro comportamiento, si tenemos comprensión vemos otra realidad y el cerebro al hacer nuevas conexiones, nos permite vivir nuevas experiencias, el cerebro reacciona a ellos con una nueva comprensión más amplia de la realidad, independientemente de lo que nos están dando afuera y esto entonces se convierte en la realidad de mi vida. Así mi sentir es más fuerte que lo que me están mostrando como realidad afuera, cuando creo nuevos circuitos con el sentir, con la atención, con la intensión y vuelvo esto una base de mi nuevo comportamiento y creo un patrón y nuevas realidades, estas nuevas realidades brindan experiencias mucho más profundas y cuando las vivimos constantemente nos damos cuenta que cada vez somos más profundos, pues esto ya ha quedado grabado en nuestras células.

Mi sentir siempre debe estar por encima del entorno y no permitir que el entorno me defina. Si estoy decidida a alejarme del entorno e ir más allá para poder convertirme en la persona que necesito ser, debo aprender a comunicarme con algo o alguien “yo lo llamo Inteligencia o Campo Infinito” que sé, con seguridad, me está apoyando en este proceso alquímico y me está mostrando que esta nueva realidad es mucho más real que la que estoy dejando.

He sacado como aprendizaje que la consciencia no se contamina, es decir no está identificada con los programas emocionales y mentales, es por esto que acceder a ella, es la guía perfecta para estos procesos alquímicos. Ahora sé que la consciencia se revela en toda su intensidad en la quietud del pensamiento y también sé, que a través de ella abro las puertas a la dimensión de la no forma, a ese espacio con quien ya mantengo una relación consciente; Así que es desde allí en donde he aprendido a vivir.

Disponible en video en https://www.youtube.com/watch?v=knXvDUM2G8c

Los Dones y Talentos

Este aporte que desde mi corazón hago, va dirigido a quienes en su proceso de vida en el momento presente conecten con ello y sientan esa paz que en mi corazón siento.

Permítanme mis amados hermanos compartirles lo que he sentido en mi ser y que está escrito con respecto a los dones en una conferencia que fue dictada hace algunos años en la ciudad de Cali, he añadido algo más que seguramente encaja perfecto para el momento presente, en nuestro propósito de bajar el cielo a la tierra.

Cuando aplicamos nuestros dones, hacemos sin hacer, pues los dones son nuestro potencial divino, nuestra herencia divina, aquello que necesitamos para poner en marcha ésta nueva tierra.

En otros momentos hemos creado un Dios bueno, bondadoso, justo, compasivo, comprensivo, bienaventurado, abundante, lleno de paz, armonía y plenitud, sabio y poderoso sobre cualquier situación humana; Esos fueron para mí los dones que yo sentía debería tener el Dios en quien creía, pero nunca conocí a este Dios.

Ahora en el momento presente, no tengo ninguna duda que todas las decisiones que he tomado, aunque aún no tengo muy claro el cómo, siempre me llevaban a dar pasos en el descubrimiento de éste nuevo estado de vida, en el momento presente siento que sin ellos no podre empoderarme de mi divinidad. Siento que es lo que mi alma ansia, que sin ellos estoy perdida, que mi felicidad está en vivir en ellos en plenitud y que mi plenitud está en ellos y que no puedo amar a nadie sino a través de ellos y que muero por morir en ellos.

No puedo actuar como Dios si ellos no son mi expresión ¿Cómo un Dios puede no tenerlos? ¿Acaso estos dones, no son la propia sustancia de la Divinidad?

Siento que la nueva raza no la componen los humanos que se volvieron buenos, sino los que al haberse conocido vieron de qué estaban hechos y descubrieron sus dones y supieron que ésta es su nueva energía, la nueva vibración, con la cual se manifestaría ese hombre nuevo, el nacido dos veces.

Por eso sé, que los dones son la forma de expresión de la consciencia, no son nacidos en la mente, son de naturaleza Divina y si un ser ya lo expresa, entonces puede expresarse como Dios y lo demás serán detalles

Esto es bajar el cielo a la tierra, es la creatividad de la consciencia, es lo que somos, es la máxima realización que un ser humano experimenta.

Tal vez por este significado Divino, es por lo que al ser humano le cuesta trabajo reconocerse en ellos, y si acaso reconocen algún don creen que deben ocultarlo para no pasar como egos; “Sé que el ego jamás los aceptará, así que solamente en la consciencia se pueden expresar”. Si nosotros ya aceptamos y reconocemos estos dones como parte de nuestra esencia es porque ya los podemos manifestar y nuestro yo Divino se encarga de hacerlo y también se encargará, de que no los capture el ego.

Poner en marcha nuestros dones es haber encontrado el propósito de la vida y dejar que el Universo haga a través de ellos; así el hacer sin hacer se hace una realidad y aquí surge lo mágico me doy cuenta que en cada don yo tengo un talento para expresar, he comprendido por ejemplo que con el don del amor yo tengo el talento para servir, que con el don de la comprensión yo puedo compartir con más sabiduría, he podido comprobar, que aplicando el don de la imperturbabilidad, puedo tener mejores relaciones y voy descubriendo cada día mis talentos a través de los dones que ya están conscientes en mí, así voy descubriendo en cada momento que mi gran poder radica, en el ejercicio de los dones y talentos.

En cualquier área de nuestra vida siempre hay un don para aplicar para que la magia surja, ejemplo: en la familia, la tolerancia, en los negocios, la transparencia, en las relaciones la compasión en los conflictos la paz en el miedo el amor.

Los dones que poseemos y que vemos como nuestro gran potencial se manifiestan en la medida en que nos amamos más, este amor a nosotros mismos hace que mis dones y mis talentos me permitan nuevas conexiones dentro de mi propio cerebro y que modifican de una manera sustancial mi ADN y mi entorno.

Cuando vi que la esencia de mi nueva identidad estaba traducida en los dones y talentos fue cuando sentí más paz y sentí; COMO NO AMARME SI ME HE CONOCIDO.

En ésta etapa de mi vida empecé a encontrar lo que siempre busque en un Dios que imagine fuera de mí.

Solo al haber puesto los dones de mi esencia en marcha es que he podido relacionarme con ese Dios que es yo y que yo soy cuando me permito manifestarme a través de los dones y talentos.

Esta nueva etapa de nuestra vida nos permite vivir en la coherencia con lo Divino con lo Sagrado, con lo mágico, con ésta nueva identidad en la que podemos expresar lo que realmente somos. Me he dado cuenta que cuando utilizo los dones ellos mismos me sacan de la dualidad pues estoy pensando, estoy sintiendo y estoy siendo diferente; ésta es la nueva señal que le envío al universo para vivir mi nueva realidad, en ésta vibración siento que vivo en la nueva tierra. Desde luego haber llegado a este punto ha sido un proceso de muertes y resurrecciones, es el recorrido del mago, del alquimista.

Ahora solo espero lo inesperado y no me conecto con el ansia predecible de la mente.

Me dicen que vivir así es de seres perfectos; solo estoy mostrando al dios que somos y no al dios fabricado por el ego que nunca me permitió aceptar lo que yo soy

“Se necesita mucha humildad para aceptar nuestra nueva identidad”

 

Espató: un proceso energético, una vibración de amor

Un saludo lleno de amor y de bendiciones para toda la raza humana, esta raza Biológica y Químicamente lista a dar el gran paso por cambio de programa a un estado de vibración nunca antes conocido en la tierra, siento desde mi corazón que llego el momento de vivenciarla, sentirla y manifestarla, es ésta la vibración del amor incondicional; pero no quisiera que esta frase fuera una frase más manipulada por la mente, sin el sentido profundo de lo que esto significa: Amor incondicional es el que se despierta y fluye a través de nuestra Biología y nuestra Química cuando nos estamos amando profundamente, respetándonos, con-moviendo al Universo desde esta vibración que nos lleva a transformarnos sin ninguna fuente externa que lo motive. Amarnos a nosotros mismos es amar nuestro programa de vida, nuestro recorrido y ver en cada experiencia el mensaje exacto de lo que era necesario vivir en ese momento.

Esto mis queridos hermanos, es una vivencia personal que compartí con muchos seres humanos en España, en donde en cada uno de ellos encontré la pasión profunda por dejar de ser lo que no se es. A esto inicialmente se le llamo Espató, pero hoy ni siquiera el nombre puede definir lo que es esa vibración, porque al definirla, le estamos bajando su frecuencia. Yo sentí, yo viví, yo percibí a un grupo de seres apasionados por descubrir este amor en ellos y poco a poco y en la medida de las experiencias la sustancia de su cuerpo les permitía ver otro panorama de la vida.

Yo invito desde lo más profundo de mi ser y desde esta vibración, a que nos identifiquemos no con el nombre, si no con la vibración de amor que este grupo de seres humanos que jocosamente decidieron llamarse Espatoenses, nos trasmiten para podernos conectar con ellos en todos los lugares de la tierra y que vibrando en esta frecuencia, experimentemos que todos somos uno.

Bienvenidos todos los Espatoenses de todos los lugares de la tierra, abran sus corazones sembremos esta semilla en él, para que podamos ser sembradores y así cumplir con la misión que en consciencia hemos elegido, para el movimiento o transición de este momento de la tierra.

Los cambios

El sufrimiento es la resistencia a la impermanencia

La mente tiene una orden que hace cumplir y es ésta: “Todo lo que te produzca apego consérvalo”. “No dejes perder lo que has conseguido”. “Sigue con las tradiciones”. “Vive de acuerdo a los patrones de tu familia y de la sociedad”.

La pregunta es: ¿A qué hora, un ser así programado puede abrirse a lo nuevo, a lo desconocido? Más bien estas personas se aferran a lo viejo y así se escapan del presente poniendo una resistencia al cambio y por ende, poniendo una barrera a la ley fundamental de la vida que es la ley de la impermanencia.

Donde no hay tendencia al cambio hay ego, pues no se quiere perder lo conocido lo que brinda tanta seguridad y supuesta comodidad. La pregunta es: ¿En lo conocido hay seguridad?

Para un ser consciente de su propia esencia los cambios son fundamentales. Todo ser consciente debe salir del acostumbramiento, debe dar pasos, abrirse a la evolución, aun sabiendo que alguno de esos pasos, podrá perder su aparente comodidad

El verdadero ser consciente es aquel que se abre a lo nuevo de la vida, es el que posee la capacidad de transformarse ante lo nuevo, es el ser que siente en su interior al ser Divino que es

Es necesario estar consciente, para así salir de todo lo programado, de esa forma tan estrecha de pensar tan limitada; todo lo que pudo haber sido importante en su desarrollo hoy ya no lo es, puesto que hoy ya nada es lo mismo que antes, aunque la mente lo siga viendo igual.

Durante el proceso evolutivo es necesario ir abandonando ideas, patrones, situaciones, cosas, personas y lugares que ya no son para este momento. Esto es un hecho verificable, pero la mente ante esto es estática. Debemos llegar a la otra orilla

Para dejar de sufrir, es menester tener en cuenta la transitoriedad de todo cuanto existe. Un ser consciente puede dar estos pasos si en definitiva tiene el valor de cambiar la dirección de su vida, pues solo ésta experiencia real, le dará el testimonio de su inminente trasformación

No es fácil librarnos de tanta cultura, es arduo muy arduo, hay que empezar por tener un profundo discernimiento de nuestra propia identidad, de lograr pasar de lo que creemos que somos y de lo que definitivamente SI SOMOS. Es necesario vivir el momento presente en la consciencia de lo que SI SOMOS.
Todo ser humano que ha salido de la etapa humana mental a la consciencia universal lo ha hecho, y su legado es:

Tú también tienes el derecho a hacerlo, recuérdalo

Este camino no está basado en intenciones por lindas que ellas sean, pues este es el camino de la experiencia inmediata, de lo realizable en el aquí y en el ahora y no en la intencionalidad de una mente que tiene la idea de que algún día lo hará.

Si tú eres un ser consciente debes saber qué es lo que te ata o esclaviza. Que te tiene dominado; y he ahí que eso que te esclaviza es la causa de tu sufrimiento

Un ser consciente que ha dado este paso, verificara en cada rincón de su vida la maravillosa interconexión de todo cuanto existe, de la propia vida, de la de su hermano y sabrá entonces de unidad, de totalidad y así podrá experimentarse en el amor universal.

Ahora Sé

Mi vida ha cambiado por dentro y por fuera, lo cual me permite ser consciente de todos los procesos humanos. AHORA SÉ que lo externo, lo mental y el pensamiento tratan de alterar el orden establecido en la unidad; por eso ahora, procuro estar dentro de mi cuerpo no fuera de él.

Ahora acepto y permito que todas las células fluyan de acuerdo a su evolución y me dispongo a ser un observador silencioso de la propia existencia. A la organización cósmica universal le doy mi vida. A ella se la entrego, a esa realidad infinita que no le pertenece a la mente y que la mente quiere poseer atribuyéndose lo que no le corresponde.

Aquel que sabe de la realidad, ya sabe que la vida está organizada en forma perfecta, aún en contra del deseo del hombre.

AHORA SÉ que luchar por la vida es una forma de ir contra la vida. ¿Cómo luchar con lo que és, y que se manifiesta por si solo? La lucha surge por el deseo de acomodar, de ajustar y esto es una forma de resistencia ante la vida misma.

AHORA SÉ que mi total libertad es mi única opción, si tuviera mucho que elegir no sería libre.

Caminamos en la tierra bajo las órdenes de la vida; a través de nuestra voluntad hacemos lo que tenemos que hacer.

Con el despertar de la consciencia, de la comprensión, sabemos que todo pertenece a la totalidad, que todo es unidad, que todo va y viene sin esfuerzo; que aparece solo lo que és. Con la mente todo es cuestionable o idealizado dándole poder al ego.

 

El Mundo Interno

La física cuántica nos ha comprobado que la materia, como sólido, no existe; que el espacio y tiempo de la física clásica son obsoletos; que el concepto de Newton de causa y efecto, en el mundo micro, no es realidad; porque nuestros cinco sentidos solo abarcan un lado, el conocido.

La información sub –atómica nos confirman los estados de «iluminación» que los místicos y maestros han dejado para que el hombre se conociese a sí mismo.

El comportamiento de las partículas sub-atómicas nos demuestra que ellas surgen en un eterno presente, acentuando el eterno presente de la vida de los místicos.

Una de las creencias más fuertes que ha marcado la vida del mundo, y más la del mundo occidental, es la filosofía de Descartes; el dividió al mundo y al hombre en cuerpo, mente y espíritu, incluso creyendo que el cuerpo era materia impura. La división cartesiana es la división de los egos.

El mundo occidental fragmentado a nivel religioso, económico y social, abre sus puertas a Descartes a este mundo. Con su teoría “Pienso, luego existo”, le dio prioridad a la mente por encima del mismo ser.

Gracias a estas teorías se pudo desarrollar el ego en el mundo externo, armándose una cultura de sociedades y poderes, teorías necearías para el conocimiento externo de la vida, pero que no están en concordancia con lo que el mundo micro o sub-atómico plantea, y que, por lo tanto para poder conocer el otro lado de la vida, hay que trascenderla. Este es el paso evolutivo que nos permite conocer el nuevo reino.

El descubrimiento del Nuevo Reino, dado por Buda, Krisna, Jesús, ahora es pronunciado por los físicos cuánticos. Este mundo micro nos obliga a ver la vida, como estos maestros la veían, ya no por fanatismo religioso sino a través de la realidad. Toda la raza humana tendrá que dar este paso.

Los místicos llamaban a la unidad que lo contiene todo “Logos”, los físicos “átomos”. Las filosofías antiguas de otras civilizaciones concebían la vida, con este principio divino, hasta que los hombres con sus mentes dividieron el principio que todo lo contiene, en dioses y religiones, formando la cultura mental programada. La filosofía de Descartes, por su parte, ayudo a que el hombre se identificara con su mente y no con su cuerpo interior, así se le dio a la mente la tarea de controlar todo su cuerpo sin tener en cuenta la consciencia que en el existía, produciéndose desde luego el gran desequilibrio entre lo que la mente pensaba y lo que el cuerpo decía. Este desequilibrio nos muestra el mundo cuadriculado y programado y separatista, ante un mundo con un orden unificado dentro del cuerpo interior.

Este mundo unificado se muestra en los actos más pequeños de nuestra vida, un bocado de pan tiene un proceso perfecto dentro del cuerpo, porque el hombre ahí no interviene. Esto nos hace ver que la vida tiene su propio curso, que cada instante tiene un propósito, que en cada acción hay un orden unificado, siempre y cuando la mente del hombre no intervenga.

En el nivel de la CONSCIENCIA, se puede ver el orden unificado en todo, e incluso se percibe el caos externo de la mente, como parte de ese proceso evolutivo de toda la raza y de todas las especies.

Pero no podemos dar un paso en el proceso evolutivo, mientras que el paso que vamos dejando, no sea totalmente comprendido, conquistado, superado. Son saltos en espiral, que se impulsan, unos a otros, a través de la fuerza de lo comprendido. Cuando a estos movimientos entra la CONSCIENCIA, ella interviene en el proceso, y los ciclos se vuelven más cortos hasta que la consciencia va emergiendo.

“LA CONSCIENCIA LE PERTENECE AL CUERPO INTERIOR, AL SER, LA MENTE A LA CULTURA”

Este gran proceso de la unificación es un ver más profundo, para ir desarrollando la CONSCIENCIA. Esto nos permite percibir cómo el mundo micro maneja los eventos de la existencia en su totalidad, pues cuánticamente no hay separatividad entre las partículas. Se dice que cualquiera que sea el distanciamiento, entre ellas, en el universo no existen por separado; y tienen un orden implicado allí en este mundo interno; así funciona la vida. Se dice que todos los acontecimientos en este mundo micro son atemporales e indivisibles. El nuevo reino del mundo subatómico nos permite ver UN REINO EN INTERRELACIÓN, UNIFICADO,Y VER EL TODO COMO DETERMINANTE DE LAS PARTES, EN ABSOLUTO ORDEN Y CAOS PERFECTO, EN ESTE MUNDO MICRO. La independencia de cada individuo, queriendo, él mismo, marcar su propio destino, se desmorona, pues allí nada funciona aisladamente, allí existe la unificación.

Estar en armonía con este comportamiento micro es CONSCIENCIA. Así el mundo micro nos comprueba la unidad, permitiéndonos ver cómo, de ese todo unificado, salen los sucesos, y ello nos enseña que las polaridades no son aspectos distintos sino componentes de un solo y único propósito. Ni una partícula de este mundo se mueve o se comporta aisladamente sino en colectividad.

Este es, pues uno de los comportamientos de la energía, la unificación.

El hombre que conoce esta fuerza de la unificación, y la comienza a trabajar, jamás será esclavo de ningún acontecimiento externo, porque todas las acciones de la vida parten de esta única realidad “Los acontecimientos no están separados de nuestra propia naturaleza”, esto, en términos filosóficos o religiosos, es una experiencia mística

Traer el cielo a la tierra

«TRAER EL CIELO A LA TIERRA, ES TRAER ESTA PRESENCIA A MI VIDA»

Para la tierra y todo ser viviente, por ti, por todos y por cada uno, estamos bajando el cielo a la tierra.

Sabemos cómo hacerlo, los grandes maestros nos dejaron señales, nos dijeron que éste salto de la raza, no seria para unos pocos sino para toda la humanidad.

Los procesos personales se han ido terminando, algunos ya lo han hecho y por supuesto sabemos que todos lo harán.
Ya estamos listos, las señales las estamos recibiendo de tosas partes de la tierra y del cielo, abramos nuestro corazón a ellas.

Aquí hallaras mas señales, este es nuestro aporte, vívelo y disfrútalo

«No hay opciones, o lo logramos, o sucumbiremos como especie»

Entregamos con amor las experiencias vividas

¿Qué sucede en el universo mientras estamos preocupados por el mundo que nos rodea?

El universo funciona en sincronía, en interrelación, en intercomunicación, en unificación, constantemente creando, expandiendo su información sagrada, unas veces en onda otras veces en partícula en todo cuanto existe en el mundo de la forma, volviéndose consciente de Sí mismo a través de la vida humana. Ésta es la realidad, la que no pertenece al mundo de los sentidos, la que no está enmarcada por el medio externo. El mundo de los cinco sentidos no tiene respuestas reales, tiene verdades construidas con el ego, con las creencias, pero ellas no abarcan la realidad. Hay otras respuestas en el universo que nos están permitiendo ser uno con ese infinito desconocido; Sin embargo, la mente solo quiere acomodarse a lo que sus cinco sentidos le muestra, por eso es que al ser humano siempre le ocurre lo mismo, se tropieza siempre con la misma experiencia por que no ha sido capaz de descubrir nada nuevo; Es el ser humano condicionado a las viejas respuestas del pasado, el que está sometido a la inconsciencia de que el mundo de la forma es todo lo que tiene y que el mundo de la no forma simplemente para el no existe.

El Universo sigue su evolución sin interrupción y el ser humano nada que se compromete con la suya.
El gran limite que el ser humano tiene, es no aceptar que en su estructura genética, tiene un componente no mental, no humano, con el que se puede asumir en el otro estado al que por evolución debe llegar; sin embargo y paradójicamente, solo puede lograr llegar al otro ESTADO “EL CONSCIENTE” cuando lo que va dejando ha sido comprendido y trascendido para que el cerebro haga nuevas conexiones.

Aceptar ésta condición no es fácil, pues se tienen patrones muy rígidos que no dan cabida a lo nuevo.
Si queremos dar un paso en la evolución junto con el planeta, es necesario soltar los viejos paradigmas y aceptar respetuosa y amorosamente las sugerencias del Universo y unirnos a EL. Hoy en día, hay muchos estudios científicos que nos apoyan y demuestran que el cambio es inminente.

En la meditación y cuando entramos en atención consciente e ininterrumpida, se ha comprobado que las neuronas se conectan entre sí para hacer nuevas conexiones, permitiéndonos construir el otro yo químicamente, biológicamente, fisiológicamente; es ésta nueva condición la que nos está permitiendo hacer cosas diferentes, pues el nuevo estado ,se está experimentando en el mundo de la forma, si nuestra vibración empieza a ser diferente, nos estamos re inventando y en esa misma medida, el pasado se está diluyendo; así solo nos queda la consciencia OBSERVANDO la experiencia.

Esto hay que lograrlo día a día, hasta que vamos sintiendo, que ya no somos los mismos, ni hacemos lo mismo; y si a estos movimientos le agregamos la gratitud, despertamos el gran poder que yace guardado en el corazón. La meditación es para ir más allá de la mente analítica y aprender a llegar a este lugar sagrado, cuando allí llegamos, vemos que el mundo interior es mucho más maravilloso que el que está afuera.

Ésta es la nueva raza de la nueva tierra, trayendo la vida divina al mundo de la forma, manifestando lo desconocido en lo conocido; y en ésta sincronía Universal, nos volvemos los científicos de nuestra propia evolución.

ESTOY AGRADECIDA CON EL UNIVERSO.

La finalizacion de los procesos mentales

El proceso mental está finalizando, para dar comienzo a una nueva raza, hay que entregar la mente para que éste nuevo paradigma se inicie en ti.

Cada paso que des debe ser comprendido para dejar atrás el miedo y el dolor o la preocupación que te habían acompañado antes de la comprensión. Y así, poder alcanzar el estado de vibración necesario, para que se instale la nueva consciencia.

Debemos estar listos en el momento presente, para poder ver que hay cosas que ya no van con nuestra vida, que hay personas que por los movimientos que se están dando optan por retirarse, estar preparado para ello, evitara que un nuevo dolor surja.

La verdadera libertad está en permitir que lo viejo se disuelva y que lo nuevo entre, éste ver nos permitirá vivir en el aquí y en el ahora, incluso en la misma trasformación sin que nuestro ego nos manipule.
He tenido la experiencia de dejar ir o de no luchar contra lo evidente; Comprendiendo que no debo ir tras aquello de lo que el universo me ha querido liberar.

Salir de la mente es cuestión de evolución, si ya estas listo únete a la sabiduría del universo para sentir la magia de la trasformación.

Tener un profundo desprendimiento de sí mismo, es poder salir de las viejas creencias, de la vieja condición humana y volver al sentido de SER, para tener nuevamente el gozo de la plenitud.

“Ser, es dejar que la vida se encargue de mi»