Espató: un proceso energético, una vibración de amor

Un saludo lleno de amor y de bendiciones para toda la raza humana, esta raza Biológica y Químicamente lista a dar el gran paso por cambio de programa a un estado de vibración nunca antes conocido en la tierra, siento desde mi corazón que llego el momento de vivenciarla, sentirla y manifestarla, es ésta la vibración del amor incondicional; pero no quisiera que esta frase fuera una frase más manipulada por la mente, sin el sentido profundo de lo que esto significa: Amor incondicional es el que se despierta y fluye a través de nuestra Biología y nuestra Química cuando nos estamos amando profundamente, respetándonos, con-moviendo al Universo desde esta vibración que nos lleva a transformarnos sin ninguna fuente externa que lo motive. Amarnos a nosotros mismos es amar nuestro programa de vida, nuestro recorrido y ver en cada experiencia el mensaje exacto de lo que era necesario vivir en ese momento.

Esto mis queridos hermanos, es una vivencia personal que compartí con muchos seres humanos en España, en donde en cada uno de ellos encontré la pasión profunda por dejar de ser lo que no se es. A esto inicialmente se le llamo Espató, pero hoy ni siquiera el nombre puede definir lo que es esa vibración, porque al definirla, le estamos bajando su frecuencia. Yo sentí, yo viví, yo percibí a un grupo de seres apasionados por descubrir este amor en ellos y poco a poco y en la medida de las experiencias la sustancia de su cuerpo les permitía ver otro panorama de la vida.

Yo invito desde lo más profundo de mi ser y desde esta vibración, a que nos identifiquemos no con el nombre, si no con la vibración de amor que este grupo de seres humanos que jocosamente decidieron llamarse Espatoenses, nos trasmiten para podernos conectar con ellos en todos los lugares de la tierra y que vibrando en esta frecuencia, experimentemos que todos somos uno.

Bienvenidos todos los Espatoenses de todos los lugares de la tierra, abran sus corazones sembremos esta semilla en él, para que podamos ser sembradores y así cumplir con la misión que en consciencia hemos elegido, para el movimiento o transición de este momento de la tierra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *