Ley de la Impermanencia

“Gracias a la impermanencia hemos podido salir, de lo mental a la consciencia”

La tercera dimensión o el mundo en que nos movemos, se mueve a través de lo único permanente que hay, “La ley de la impermanencia”

Pero la mente solo busca lo estático, lo permanente, lo duradero, ésto es sólo la ilusión de los 5 sentidos que están embelesados por unas vivencias, que aunque causen dolor el ser humano las prefiere antes que acceder a lo desconocido.

“La mente no quiere salir de su ignorancia; No hay nada que la mente defienda con más ahínco que sus propios límites”.

Así pues, la ley de la impermanencia es un atropello para su vida, para sus costumbres, para sus hábitos, y cuando ella se hace evidente el miedo y el dolor no se hacen esperar. Y esto es por falta de ver, de oír, de saber que la vida es impermanente, que todo lo que sucede en la naturaleza está regido por ésta ley. Ello se ve en las flores, en los ecosistemas, en los animales, en el hombre mismo no hay nada que sea permanente. Si pudiésemos contemplar ésta ley en la vida misma, el sufrimiento no existiría.

En estado percepción podemos vivenciar a diario la impermanencia en todo, vemos cómo la vida cambia en nuestro propio cuerpo, cambia el clima, las estaciones, no hay una instante igual a otro; Gracias a la impermanencia, gozamos de ciclos y trasformaciones. El reconocimiento de la ley de la impermanencia, nos enseña a respetar y a valorar cada momento y a todo ser viviente. Cuando la reconocemos, nos observamos más amorosos, más libres, más plenos, y podemos ver más el fondo de cada experiencia, la impermanencia es lo que en éste momento ha hecho posible que la consciencia haga su aparición.

Si practicáramos el arte de la observación en cada momento, viviríamos intensamente y en amor profundo respetando esta ley y agradecidos, por la oportunidad que a cada instante ella nos da

La comprensión de tanto de esta ley como la de la incertidumbre nos ayudaran a mantener el equilibrio del sistema nervioso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *