Los cambios

El sufrimiento es la resistencia a la impermanencia

La mente tiene una orden que hace cumplir y es ésta: “Todo lo que te produzca apego consérvalo”. “No dejes perder lo que has conseguido”. “Sigue con las tradiciones”. “Vive de acuerdo a los patrones de tu familia y de la sociedad”.

La pregunta es: ¿A qué hora, un ser así programado puede abrirse a lo nuevo, a lo desconocido? Más bien estas personas se aferran a lo viejo y así se escapan del presente poniendo una resistencia al cambio y por ende, poniendo una barrera a la ley fundamental de la vida que es la ley de la impermanencia.

Donde no hay tendencia al cambio hay ego, pues no se quiere perder lo conocido lo que brinda tanta seguridad y supuesta comodidad. La pregunta es: ¿En lo conocido hay seguridad?

Para un ser consciente de su propia esencia los cambios son fundamentales. Todo ser consciente debe salir del acostumbramiento, debe dar pasos, abrirse a la evolución, aun sabiendo que alguno de esos pasos, podrá perder su aparente comodidad

El verdadero ser consciente es aquel que se abre a lo nuevo de la vida, es el que posee la capacidad de transformarse ante lo nuevo, es el ser que siente en su interior al ser Divino que es

Es necesario estar consciente, para así salir de todo lo programado, de esa forma tan estrecha de pensar tan limitada; todo lo que pudo haber sido importante en su desarrollo hoy ya no lo es, puesto que hoy ya nada es lo mismo que antes, aunque la mente lo siga viendo igual.

Durante el proceso evolutivo es necesario ir abandonando ideas, patrones, situaciones, cosas, personas y lugares que ya no son para este momento. Esto es un hecho verificable, pero la mente ante esto es estática. Debemos llegar a la otra orilla

Para dejar de sufrir, es menester tener en cuenta la transitoriedad de todo cuanto existe. Un ser consciente puede dar estos pasos si en definitiva tiene el valor de cambiar la dirección de su vida, pues solo ésta experiencia real, le dará el testimonio de su inminente trasformación

No es fácil librarnos de tanta cultura, es arduo muy arduo, hay que empezar por tener un profundo discernimiento de nuestra propia identidad, de lograr pasar de lo que creemos que somos y de lo que definitivamente SI SOMOS. Es necesario vivir el momento presente en la consciencia de lo que SI SOMOS.
Todo ser humano que ha salido de la etapa humana mental a la consciencia universal lo ha hecho, y su legado es:

Tú también tienes el derecho a hacerlo, recuérdalo

Este camino no está basado en intenciones por lindas que ellas sean, pues este es el camino de la experiencia inmediata, de lo realizable en el aquí y en el ahora y no en la intencionalidad de una mente que tiene la idea de que algún día lo hará.

Si tú eres un ser consciente debes saber qué es lo que te ata o esclaviza. Que te tiene dominado; y he ahí que eso que te esclaviza es la causa de tu sufrimiento

Un ser consciente que ha dado este paso, verificara en cada rincón de su vida la maravillosa interconexión de todo cuanto existe, de la propia vida, de la de su hermano y sabrá entonces de unidad, de totalidad y así podrá experimentarse en el amor universal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *