Ahora Sé

Mi vida ha cambiado por dentro y por fuera, lo cual me permite ser consciente de todos los procesos humanos. AHORA SÉ que lo externo, lo mental y el pensamiento tratan de alterar el orden establecido en la unidad; por eso ahora, procuro estar dentro de mi cuerpo no fuera de él.

Ahora acepto y permito que todas las células fluyan de acuerdo a su evolución y me dispongo a ser un observador silencioso de la propia existencia. A la organización cósmica universal le doy mi vida. A ella se la entrego, a esa realidad infinita que no le pertenece a la mente y que la mente quiere poseer atribuyéndose lo que no le corresponde.

Aquel que sabe de la realidad, ya sabe que la vida está organizada en forma perfecta, aún en contra del deseo del hombre.

AHORA SÉ que luchar por la vida es una forma de ir contra la vida. ¿Cómo luchar con lo que és, y que se manifiesta por si solo? La lucha surge por el deseo de acomodar, de ajustar y esto es una forma de resistencia ante la vida misma.

AHORA SÉ que mi total libertad es mi única opción, si tuviera mucho que elegir no sería libre.

Caminamos en la tierra bajo las órdenes de la vida; a través de nuestra voluntad hacemos lo que tenemos que hacer.

Con el despertar de la consciencia, de la comprensión, sabemos que todo pertenece a la totalidad, que todo es unidad, que todo va y viene sin esfuerzo; que aparece solo lo que és. Con la mente todo es cuestionable o idealizado dándole poder al ego.

 

El Mundo Interno

La física cuántica nos ha comprobado que la materia, como sólido, no existe; que el espacio y tiempo de la física clásica son obsoletos; que el concepto de Newton de causa y efecto, en el mundo micro, no es realidad; porque nuestros cinco sentidos solo abarcan un lado, el conocido.

La información sub –atómica nos confirman los estados de «iluminación» que los místicos y maestros han dejado para que el hombre se conociese a sí mismo.

El comportamiento de las partículas sub-atómicas nos demuestra que ellas surgen en un eterno presente, acentuando el eterno presente de la vida de los místicos.

Una de las creencias más fuertes que ha marcado la vida del mundo, y más la del mundo occidental, es la filosofía de Descartes; el dividió al mundo y al hombre en cuerpo, mente y espíritu, incluso creyendo que el cuerpo era materia impura. La división cartesiana es la división de los egos.

El mundo occidental fragmentado a nivel religioso, económico y social, abre sus puertas a Descartes a este mundo. Con su teoría “Pienso, luego existo”, le dio prioridad a la mente por encima del mismo ser.

Gracias a estas teorías se pudo desarrollar el ego en el mundo externo, armándose una cultura de sociedades y poderes, teorías necearías para el conocimiento externo de la vida, pero que no están en concordancia con lo que el mundo micro o sub-atómico plantea, y que, por lo tanto para poder conocer el otro lado de la vida, hay que trascenderla. Este es el paso evolutivo que nos permite conocer el nuevo reino.

El descubrimiento del Nuevo Reino, dado por Buda, Krisna, Jesús, ahora es pronunciado por los físicos cuánticos. Este mundo micro nos obliga a ver la vida, como estos maestros la veían, ya no por fanatismo religioso sino a través de la realidad. Toda la raza humana tendrá que dar este paso.

Los místicos llamaban a la unidad que lo contiene todo “Logos”, los físicos “átomos”. Las filosofías antiguas de otras civilizaciones concebían la vida, con este principio divino, hasta que los hombres con sus mentes dividieron el principio que todo lo contiene, en dioses y religiones, formando la cultura mental programada. La filosofía de Descartes, por su parte, ayudo a que el hombre se identificara con su mente y no con su cuerpo interior, así se le dio a la mente la tarea de controlar todo su cuerpo sin tener en cuenta la consciencia que en el existía, produciéndose desde luego el gran desequilibrio entre lo que la mente pensaba y lo que el cuerpo decía. Este desequilibrio nos muestra el mundo cuadriculado y programado y separatista, ante un mundo con un orden unificado dentro del cuerpo interior.

Este mundo unificado se muestra en los actos más pequeños de nuestra vida, un bocado de pan tiene un proceso perfecto dentro del cuerpo, porque el hombre ahí no interviene. Esto nos hace ver que la vida tiene su propio curso, que cada instante tiene un propósito, que en cada acción hay un orden unificado, siempre y cuando la mente del hombre no intervenga.

En el nivel de la CONSCIENCIA, se puede ver el orden unificado en todo, e incluso se percibe el caos externo de la mente, como parte de ese proceso evolutivo de toda la raza y de todas las especies.

Pero no podemos dar un paso en el proceso evolutivo, mientras que el paso que vamos dejando, no sea totalmente comprendido, conquistado, superado. Son saltos en espiral, que se impulsan, unos a otros, a través de la fuerza de lo comprendido. Cuando a estos movimientos entra la CONSCIENCIA, ella interviene en el proceso, y los ciclos se vuelven más cortos hasta que la consciencia va emergiendo.

“LA CONSCIENCIA LE PERTENECE AL CUERPO INTERIOR, AL SER, LA MENTE A LA CULTURA”

Este gran proceso de la unificación es un ver más profundo, para ir desarrollando la CONSCIENCIA. Esto nos permite percibir cómo el mundo micro maneja los eventos de la existencia en su totalidad, pues cuánticamente no hay separatividad entre las partículas. Se dice que cualquiera que sea el distanciamiento, entre ellas, en el universo no existen por separado; y tienen un orden implicado allí en este mundo interno; así funciona la vida. Se dice que todos los acontecimientos en este mundo micro son atemporales e indivisibles. El nuevo reino del mundo subatómico nos permite ver UN REINO EN INTERRELACIÓN, UNIFICADO,Y VER EL TODO COMO DETERMINANTE DE LAS PARTES, EN ABSOLUTO ORDEN Y CAOS PERFECTO, EN ESTE MUNDO MICRO. La independencia de cada individuo, queriendo, él mismo, marcar su propio destino, se desmorona, pues allí nada funciona aisladamente, allí existe la unificación.

Estar en armonía con este comportamiento micro es CONSCIENCIA. Así el mundo micro nos comprueba la unidad, permitiéndonos ver cómo, de ese todo unificado, salen los sucesos, y ello nos enseña que las polaridades no son aspectos distintos sino componentes de un solo y único propósito. Ni una partícula de este mundo se mueve o se comporta aisladamente sino en colectividad.

Este es, pues uno de los comportamientos de la energía, la unificación.

El hombre que conoce esta fuerza de la unificación, y la comienza a trabajar, jamás será esclavo de ningún acontecimiento externo, porque todas las acciones de la vida parten de esta única realidad “Los acontecimientos no están separados de nuestra propia naturaleza”, esto, en términos filosóficos o religiosos, es una experiencia mística

Traer el cielo a la tierra

«TRAER EL CIELO A LA TIERRA, ES TRAER ESTA PRESENCIA A MI VIDA»

Para la tierra y todo ser viviente, por ti, por todos y por cada uno, estamos bajando el cielo a la tierra.

Sabemos cómo hacerlo, los grandes maestros nos dejaron señales, nos dijeron que éste salto de la raza, no seria para unos pocos sino para toda la humanidad.

Los procesos personales se han ido terminando, algunos ya lo han hecho y por supuesto sabemos que todos lo harán.
Ya estamos listos, las señales las estamos recibiendo de tosas partes de la tierra y del cielo, abramos nuestro corazón a ellas.

Aquí hallaras mas señales, este es nuestro aporte, vívelo y disfrútalo

«No hay opciones, o lo logramos, o sucumbiremos como especie»

Entregamos con amor las experiencias vividas

¿Qué sucede en el universo mientras estamos preocupados por el mundo que nos rodea?

El universo funciona en sincronía, en interrelación, en intercomunicación, en unificación, constantemente creando, expandiendo su información sagrada, unas veces en onda otras veces en partícula en todo cuanto existe en el mundo de la forma, volviéndose consciente de Sí mismo a través de la vida humana. Ésta es la realidad, la que no pertenece al mundo de los sentidos, la que no está enmarcada por el medio externo. El mundo de los cinco sentidos no tiene respuestas reales, tiene verdades construidas con el ego, con las creencias, pero ellas no abarcan la realidad. Hay otras respuestas en el universo que nos están permitiendo ser uno con ese infinito desconocido; Sin embargo, la mente solo quiere acomodarse a lo que sus cinco sentidos le muestra, por eso es que al ser humano siempre le ocurre lo mismo, se tropieza siempre con la misma experiencia por que no ha sido capaz de descubrir nada nuevo; Es el ser humano condicionado a las viejas respuestas del pasado, el que está sometido a la inconsciencia de que el mundo de la forma es todo lo que tiene y que el mundo de la no forma simplemente para el no existe.

El Universo sigue su evolución sin interrupción y el ser humano nada que se compromete con la suya.
El gran limite que el ser humano tiene, es no aceptar que en su estructura genética, tiene un componente no mental, no humano, con el que se puede asumir en el otro estado al que por evolución debe llegar; sin embargo y paradójicamente, solo puede lograr llegar al otro ESTADO “EL CONSCIENTE” cuando lo que va dejando ha sido comprendido y trascendido para que el cerebro haga nuevas conexiones.

Aceptar ésta condición no es fácil, pues se tienen patrones muy rígidos que no dan cabida a lo nuevo.
Si queremos dar un paso en la evolución junto con el planeta, es necesario soltar los viejos paradigmas y aceptar respetuosa y amorosamente las sugerencias del Universo y unirnos a EL. Hoy en día, hay muchos estudios científicos que nos apoyan y demuestran que el cambio es inminente.

En la meditación y cuando entramos en atención consciente e ininterrumpida, se ha comprobado que las neuronas se conectan entre sí para hacer nuevas conexiones, permitiéndonos construir el otro yo químicamente, biológicamente, fisiológicamente; es ésta nueva condición la que nos está permitiendo hacer cosas diferentes, pues el nuevo estado ,se está experimentando en el mundo de la forma, si nuestra vibración empieza a ser diferente, nos estamos re inventando y en esa misma medida, el pasado se está diluyendo; así solo nos queda la consciencia OBSERVANDO la experiencia.

Esto hay que lograrlo día a día, hasta que vamos sintiendo, que ya no somos los mismos, ni hacemos lo mismo; y si a estos movimientos le agregamos la gratitud, despertamos el gran poder que yace guardado en el corazón. La meditación es para ir más allá de la mente analítica y aprender a llegar a este lugar sagrado, cuando allí llegamos, vemos que el mundo interior es mucho más maravilloso que el que está afuera.

Ésta es la nueva raza de la nueva tierra, trayendo la vida divina al mundo de la forma, manifestando lo desconocido en lo conocido; y en ésta sincronía Universal, nos volvemos los científicos de nuestra propia evolución.

ESTOY AGRADECIDA CON EL UNIVERSO.

La finalizacion de los procesos mentales

El proceso mental está finalizando, para dar comienzo a una nueva raza, hay que entregar la mente para que éste nuevo paradigma se inicie en ti.

Cada paso que des debe ser comprendido para dejar atrás el miedo y el dolor o la preocupación que te habían acompañado antes de la comprensión. Y así, poder alcanzar el estado de vibración necesario, para que se instale la nueva consciencia.

Debemos estar listos en el momento presente, para poder ver que hay cosas que ya no van con nuestra vida, que hay personas que por los movimientos que se están dando optan por retirarse, estar preparado para ello, evitara que un nuevo dolor surja.

La verdadera libertad está en permitir que lo viejo se disuelva y que lo nuevo entre, éste ver nos permitirá vivir en el aquí y en el ahora, incluso en la misma trasformación sin que nuestro ego nos manipule.
He tenido la experiencia de dejar ir o de no luchar contra lo evidente; Comprendiendo que no debo ir tras aquello de lo que el universo me ha querido liberar.

Salir de la mente es cuestión de evolución, si ya estas listo únete a la sabiduría del universo para sentir la magia de la trasformación.

Tener un profundo desprendimiento de sí mismo, es poder salir de las viejas creencias, de la vieja condición humana y volver al sentido de SER, para tener nuevamente el gozo de la plenitud.

“Ser, es dejar que la vida se encargue de mi»

Ley de la Impermanencia

“Gracias a la impermanencia hemos podido salir, de lo mental a la consciencia”

La tercera dimensión o el mundo en que nos movemos, se mueve a través de lo único permanente que hay, “La ley de la impermanencia”

Pero la mente solo busca lo estático, lo permanente, lo duradero, ésto es sólo la ilusión de los 5 sentidos que están embelesados por unas vivencias, que aunque causen dolor el ser humano las prefiere antes que acceder a lo desconocido.

“La mente no quiere salir de su ignorancia; No hay nada que la mente defienda con más ahínco que sus propios límites”.

Así pues, la ley de la impermanencia es un atropello para su vida, para sus costumbres, para sus hábitos, y cuando ella se hace evidente el miedo y el dolor no se hacen esperar. Y esto es por falta de ver, de oír, de saber que la vida es impermanente, que todo lo que sucede en la naturaleza está regido por ésta ley. Ello se ve en las flores, en los ecosistemas, en los animales, en el hombre mismo no hay nada que sea permanente. Si pudiésemos contemplar ésta ley en la vida misma, el sufrimiento no existiría.

En estado percepción podemos vivenciar a diario la impermanencia en todo, vemos cómo la vida cambia en nuestro propio cuerpo, cambia el clima, las estaciones, no hay una instante igual a otro; Gracias a la impermanencia, gozamos de ciclos y trasformaciones. El reconocimiento de la ley de la impermanencia, nos enseña a respetar y a valorar cada momento y a todo ser viviente. Cuando la reconocemos, nos observamos más amorosos, más libres, más plenos, y podemos ver más el fondo de cada experiencia, la impermanencia es lo que en éste momento ha hecho posible que la consciencia haga su aparición.

Si practicáramos el arte de la observación en cada momento, viviríamos intensamente y en amor profundo respetando esta ley y agradecidos, por la oportunidad que a cada instante ella nos da

La comprensión de tanto de esta ley como la de la incertidumbre nos ayudaran a mantener el equilibrio del sistema nervioso

Pérdida del viejo paradigma mental para acceder al nuevo estado

Debemos dejar el viejo paradigma mental para acceder al nuevo estado pues es la debilidad de ésta etapa del humano-mental, la que abrirá las puertas al reino que está en la semilla de mostaza

Esta nueva etapa podemos llamarla, la apertura hacia una dimensión mayor, o el surgimiento de la semilla de mostaza donde se encuentra un nuevo reino, o un nuevo estado, el de SER; Sea la denominación que le des, es una nueva etapa en tu vida que surgirá en tí dependiendo del grado de comprensión y compromiso que estés dispuesto a tener contigo mismo.

Este nuevo estado que nos corresponde por evolución no se encuentra en la mente, somos parte de él a nivel celular y atómico; Allí en cada partícula está la información del nuevo reino, la información que nos hace libres, la información de sabiduría a la que tenemos derecho si desde el corazón decimos: “Sí, estoy listo para emprender el viaje más maravilloso hacia mi interior, algo que jamás mente alguna podrá soñar”

“Acaso no os he dicho que Dioses sois”

Utilizaremos ésta herramienta, para dar este salto en la evolución, contando con las realidades del mundo interno que están en nuestro cuerpo, con las realidades de las partículas en cuya inteligencia está el reino de los cielos, con toda ésta información y armonía y después de haber superado la etapa mental, traeremos lo que no se ve a lo que se ve. El reino de los cielos a la tierra.

Pero antes de esto tendremos que sanar nuestro sistema nervioso, pues es a través de éste que lograremos implantar en lo físico la nueva frecuencia vibratoria para la creación; Un sistema nervioso trabajando en ésta otra dimensión dará testimonio de una nueva vida, pues és el sistema nervioso el responsable de producir la parte fisiológica en el momento presente, en cada acto de nuestras vidas, en el más mínimo momento, el debe estar en posición de alerta y de reposo, para ir pasando de las experiencias más densas a las más sutiles, hasta alcanzar el estado de equilibrio que nos permita actuar en otra vibración.

La importancia de salir de la ilusión del ego

Algunos hermanos me han escrito, preguntándome si podemos crear, pues dicen que si he comentado en algunas oportunidades, que el libre albedrío no existe ¿qué pasa entonces con la creación?

Si, por supuesto que somos creadores, siempre lo hemos sido, hemos creado éste mundo dual, hemos creado cada circunstancia de nuestra vida. Lo que debemos comprender es que la creación, es una necesidad de la consciencia, no una equivocación o acierto del ego que por sí mismo jamás ha creado nada.

Así que ese libre albedrío que le hemos atribuido al ego, es mera ilusión, así no funciona la creación; el libre albedrío solo funciona en la elección que hagas de cómo sentirte en una experiencia que la vida te dé.
El ego se expresa a través del pensamiento; pero aún el ego y el pensamiento, es una creación de la consciencia misma. El ego ha sido creado para manifestar la necesidad de la consciencia que se está experimentando a sí misma.

En el mundo dual hemos catalogado, lo que no nos gusta como malo, o equivocado, o como bueno y acertado, y ésta es otra de las ilusiones de la mente.

Aún no se ha comprendido que significa la dualidad, se cree, que la dualidad tiene que ver con separar, y separar es creer; y no con lo que és, con experimentar

Déjame mostrarte otro retrato de Adán; Adán no es el hombre que desobedeció y peco; Adán es el Dios, que estando en el paraíso como partícula Divina quiso experimentarse como humano; ¿pero como hacerlo sin un semejante a él? Necesitaba verse; así que en simbiosis interior se dividió en dos partículas y se pudo ver; se separo de Sí, se formó en dos, formó su opuesto a quien llamo eva y construyo con ella el mundo de la forma dual, para la experiencia de estar dividido en dos. “Y comieron del fruto del conocimiento del bien y del mal”

La historia de Adán en el paraíso, no es la historia del castigo del hombre, es donde se inicia, LA HISTORIA DE DIOS HECHO HOMBRE. Es tu historia y la mía. Ningún otro Dios existió en ese paraíso que castigara, Adán es el Dios que necesitó, EXPERIMENTARSE EN LO HUMANO y desde entonces ha creado todo lo que ha necesitado para su experiencia.

Tal como el Adán que tu y yo somos, creando nuestra propia experiencia, QUE NO ES MÁS QUE NUESTRA PROPIA NECESIDAD DE HACERNOS HUMANOS Y PODER VER DESDE ALLÍ AL DIOS QUE SOMOS.

¿Quien ha creado siempre?, el Adán Divino, el Dios que soy, creando nuestra propia necesidad, el observador moviendo cada partícula, la materia comportándose de acuerdo a la necesidad del observador.

Vivimos en dos dimensiones, la que crea en el campo de la no forma y el yo que ejecuta en el campo de la forma.

¿Por qué entonces tanta culpa para nosotros o para otros? ¿Por qué sentirnos tan mal con el supuesto mal? ¿Acaso no es porque la cultura, nos ha dicho que cuando creas lo bueno, eres un buen humano y cuando creas lo malo eres un mal humano? Este es el juego que ha traído tanto dolor y miedo, el creer que “lo malo es malo y lo bueno es bueno y que quien está en un bando merece atributos y aplausos y el que está en el otro bando desprecio y rechazo” no hemos comprendido que ambos estados nos permiten ser totales.

¿Hemos creado a través del ego? Si por supuesto, pero no es el ego el creador, el ego solo es el puente, para realizar mi propia necesidad. No deberíamos despreciar al ego como si fuera el gran equivocado, ésta también es otra ilusión de la mente, el ego solamente cumple con lo que debe cumplir.

Hermanitos, el juego como dicen ahora, el juego de la mátrix es ése, hacernos sentir culpables o temerosos o merecedores o satisfechos de lo bueno y de lo malo a través de las creencias que a fuerza de repetirlas se nos volvieron verdades y que hoy en día se desbaratan, cómo se desbarata y se cae todo lo que ha sido de la mente, ahora esto se desmorona ante la comprensión de habernos reconocido como seres Divinos.

Soy creador porque siempre y por siempre en mi condición divina he creado lo que he necesitado para volver a la fuente, al uno, al Adán Divino que soy.

“La leyenda del paraíso de Adán, debemos reconocerla, como nuestra propia historia en el reconocimiento del UNO.

Cuando de los dos hagáis uno, entrareis (nuevamente) al paraíso”
Desde mi ser interior – Lilananda-

Pensamiento, presente y realidad

Pensamiento

Debemos dejar de creer que el pensamiento es quien crea, determina y concluye nuestra realidad. Por los resultados obtenidos vemos que el pensamiento no es una herramienta fiable para salir de la miseria en que la humanidad se encuentra: miseria económica, social, de valores y de educación

Existen tantas creencias y verdades por separado propuestas por el pensamiento que éste acabo dividiendo y enfrentando al ser humano contra él mismo. El pensamiento se convirtió en un aliado del tiempo, se ligo a él para tener permanencia mediante el revivir el pasado y ansiar el futuro. Esta bomba de tiempo nos ha quitado la serenidad y la paz llevándonos al miedo, la lucha, el dolor y la separación.

Una posición bien egocéntrica es ponernos a pensar sobre los hechos, acerca de cómo cambiarlos o el por qué suceden. La actividad de pensar debe aquietarse para que el dolor y el miedo terminen ya que éste tiene su función en si mismo debemos trascenderlo dejando de pensar tanto en lo que queremos o deseamos y ocuparnos en dar un paso más allá del ensimismamiento en el que la mente nos atrapa

Una manera profunda de trascender a nosotros mismos no es teniendo pensamientos nuevos y bonitos es más bien no tener necesidad de pensar ya que en esto reside la verdadera práctica espiritual . La CONSCIENCIA no está en los pensamientos sino más allá de ellos.

Debemos cambiar el pensar por el ver y solo puedo ver en el momento presente donde se constituye la realidad, en un proceso de atención profunda. En ese momento me daré cuenta que la vida no es algo que yo fabrico con la mente sino «algo que me sucede» independiente de si la mente lo acepta o no.

Presente

El momento presente es un instante de atención y de observación donde el pensamiento no cuenta para la acción, esto significa sencillez, entrega y serenidad.

El portal del momento presente, no es algo personal ni está determinado por mis deseos o por méritos individuales tampoco por mis pensamientos, es más, se abre es en ausencia de la mente; es un entrar hacia otras formas de vida que ya están definidas en el Universo, acceder a una nueva dimensión.

Cuando nos sentimos incompletos hay muchos planes y muchos deseos por realizar ante lo que el pensamiento se torna en invasor pues está ligado al tiempo y por ende al sufrimiento. En cambio el sentirnos completos nos lleva a no necesitar el pensamiento y cuando tenemos la capacidad de no pensar ante lo que sucede es porque hemos trascendido el tiempo

Realidad

Es en la simplicidad del momento presente, cuando el pensamiento no opera, que vemos la realidad

El Ser Humano está accediendo a una nueva y desconocida forma de vida y de realidad por la caída de su condición mayoritariamente mental y el surgimiento de la CONSCIENCIA, el descubrimiento de su DIOS interno que lo hace consciente de su Ser Divino.

Ese DIOS que de niños imaginábamos como alguien externo a nosotros y como tal nos enseñaron a adorarlo y hoy como adultos aún así lo vivimos. Era necesario ponerlo afuera para relacionarnos con él y así saber que existía, fue perfecto para poder verlo y reconocerlo. Es como si tu quisieras ver tu mano y la pusieras encima de tus ojos, no la ves; pero si la retiras a una distancia prudente la puedes ver. Así con nuestro Ser, debemos sacarlo a lo externo, al mundo de la forma para poder verlo y reconocerlo.

Somos creadores pero no desde el libre albedrío que es de la mente; no desde la dualidad, que elige lo bueno y lo malo porque ahí se está excluyendo de la totalidad alguna de sus partes. Sólo puedo crear cuando soy libre y es que entre más CONSCIENTE SOMOS, menos necesidad tenemos de elegir ya que estamos abiertos a las indicaciones del Universo y así participamos como creadores de éste mundo de la forma. Cuando esto sucede  la transformación es inminente.

Tal transformación produce en nosotros la energía necesaria para vivir la realidad en plenitud, sin desear cambiarla ya que nosotros la hemos creado para la satisfacción de nuestras necesidades.